Sobre el Palacio de los Pernía en Otero de Escarpizo

Autor: Luis Chamorro Bravo

[audiotube url=”http://www.youtube.com/watch?v=n4UOTXKz4Qg” caption=”CAPTION”]

Otero de Escarpizo, villa leonesa de La Cepeda en la se ubica la casa-palacio de los Pernía, es una población situada a unos 55 kilómetros de León y a unos 880 metros de altura con respecto al nivel del mar. Su estructura urbana atiende a una disposición clásica en términos rurales, generada a partir de una vía principal de comunicación que se constituye en calle principal del mismo, de manera que antiguos caminos vinculados se han tornado en calles con el paso de los años. La localidad, que pertenece al Ayuntamiento de Villaobispo de Otero, es eminentemente agrícola, con su suelo dedicado a cultivos y naves de aprovechamiento y de almacenaje, así como a edificación residencial.
El edificio del palacio, levantado en una finca de terreno ondulado limitada originariamente por muro de piedra y situada entre otras fincas y la vía pública, es una construcción exenta definida por dos volúmenes anejos: un cuerpo de planta rectangular de dos pisos y un torreón de planta cuadrada de tres. Diversos vestigios hacen suponer que incorporaba un corral posterior que completaba una traza cuadrada para todo el conjunto.

El primer testimonio escrito que se conoce sobre Otero de Escarpizo data del 30 de Octubre de 1014, en el cual Froila y su hija Citia donan al monasterio [de Santiago] y a su abadesa Flora la villa de Skarpizos, en Oteros del Rey (A. Natal Álvarez , ?La Cepeda vivida?). En la lápida de enterramiento situada en la capilla denominada ?de los Pernía? de la iglesia de Otero puede leerse: Aquy están sepultados los nobles señores: Antonio Albarez Escarpizo, señor que fue desta villa, el qual dotó esta capilla para él i sus sucesores. Falleció a 16 de Julio de 1599. Orate pro eos. De ello se deduce que el Palacio de Otero fue construido es la segunda mitad del siglo XVI.

Según cronistas e historiadores, los Escarpizo y Pernía unieron sus linajes mediante matrimonios. Dalmiro de la Válgoma y Díez Varela (Los Guardias Marinas Leoneses. 1719-1811), anota que don Diego, nacido el 11 de junio de 1634, era fruto de matrimonio efectuado entre Don Gómez de Pernía y Doña Inés de Escarpizo … [que fueron] señores de las villas de Otero de Escapizo, La Carrera, Villaobispo y otras.

De la intensa relación de la familia Escarpizo-Pernía con la Corona dan cuenta las Cartas de Privilegio concedidas por Felipe II, que manda redactar en 1547, 1570 y 1583, y las que posteriormente siguieron otorgando Felipe IV, Carlos II y Carlos III. Uno de esos manuscritos miniados y profusamente decorados se conserva en el Museo de la Catedral de Astorga, villa principal a cuyo obispado pertenecieron las jurisdicciones de las villas de La Carrera de Otero, Villaobispo y Palaciosmil, hasta que fueron vendidas por Felipe II en 1581.

De las primeras familias señoriales de la comarca, los Cepeda y los Escarpizo, no se conoce escudo de armas. La fachada principal, íntegramente conservada, de la casa palacio de Otero de Escarpizo, muestra en cambio el escudo de los Pernía: en campo de gules, una pierna con su armadura de acero y espuela de oro. Los lobos que aparecen en la base atados a un árbol se relacionan con el marquesado de Astorga, mientras que el galgo que sale de una casa hace alusión a su condición de hidalgos y a sus derechos de montería. Otros dos escudos flanquean el balcón del torreón.

El palacio ha venido siendo residencia de la familia Pernía o de sus herederos hasta hace apenas 50 años. Posteriormente pasó a manos de la Iglesia, que dispuso su utilización como residencia de jóvenes hasta hace unos 20 años. A partir de entonces, su uso como edificio de cuadras para el ganado y su total abandono posterior han acelerado su deterioro hasta nuestros días.

La construcción que queda en pie conserva, no obstante, gran parte de la estructura y la fábrica originales: muros de sillarejo bastardo, estructuras y tablazón de madera y cubierta de teja cerámica árabe, sistemas tradicionales que evidencian cierto poder económico en un entorno donde las casas eran habitualmente de adobe o de tapial.

Facebook Comments

Comparte

Deja un comentario

shares
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Instagran
  • YouTube
PATATA