El embalse de Villagatón cumple 18 años sin plan de emergencia ni normas de explotación

Los propietarios que cedieron las fincas no han cobrado las compensaciones valoradas en el año 1989

Fuente y foto: La Cronica de León – M.A. Reinares / Villagatón.

Pulsa aquí para acceder a noticia original.

La noticia en el embalse de Villagatón es que no hay noticia. En la tramitación administrativa para poner en marcha este proyecto faraónico de 6 millones de euros, todo está tan estancado como el hilillo de agua negra que hoy se ve en el fondo del vaso de la presa. Lo más importante sigue pendiente de aprobación.

Esto es, al menos, lo que desde la ConfederaciónHidrográfica del Duero (CHD) transmiten: el embalse es una gran presa que necesita para su gobierno un plan de emergencia y unas normas de explotación que todavía no están aprobados, “hay que formalizarlo y estamos a la espera” de que lo envíe la Junta de Castilla y León, asegura el comisario de Aguas, Ignacio Rodríguez. “Las serias discrepancias” entre la Junta y la Confederación –como las califica el secretario general de Asaja, José Antonio Turrado–por el llenado de la presa por parte de la Consejería de Agricultura en 2010, y la posterior sanción del organismo de cuenca, es lo que obstaculizó, según Turrado, que hoy la presa no fuera un embalse fantasma. “La Junta no lo sacó adelante por problemas con la Confederación, hubo un claro conflicto de competencias. La Junta había hecho las obras y la CHD puso obstáculos”, precisa Turrado. Este periódico trató, sin conseguirlo, de obtener la postura de la Junta sobre esta infraestructura.

”No sabemos a quién denunciar”


En el pueblo llaman el ‘muro’ a la enorme pared de 39 metros levantada a poco más de kilómetro y medio del casco urbano de Villagatón para embalsar el agua del río Porcos, que nace en el puerto del Manzanal, y 11 arroyos de otros tantos valles. En Villagatón, lo que los vecinos entienden como la falta de explicaciones convincentes sobre lo que está ocurriendo coneste embalse construido hace 18 años, ha desatado todo tipo de suspicacias. Los vecinos sólo saben que los 64 propietarios particulares que cedieron sus fincas con la esperanza de cobrar 4.679.190 pesetas (la valoración realizada por la Diputación en 1989), no verán ni una peseta y dudan de que alguna vez vean un euro. “Nosotros no sabemos a quién denunciar, por eso me molesta tanto la Consejería de Medio Ambiente, porque siendo como somos las juntas vecinales propietarias de los pueblos nosotros para regar, para los pastos, para ir a por leña al monte tenemos que pagar el 15% al famoso Fondo de Mejoras, y estos señores se cogen 40 hectáreas y aquí no respira nadie”, se queja el presidente de la Junta Vecinal, Manuel de la Torre.

Facebook Comments

Comparte

Deja un comentario

shares
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Instagran
  • YouTube
PATATA