Reflexión sobre “Julio” por Geli Cabezas vecina de Sueros de Cepeda

10379146_10202686307812848_545342424_n

El pueblo y toda la comarca continuan apoyando al   menor y a la familia paterna.

Geli Cabezas, vecina de Sueros de la Cepeda, nos escribe esta carta sobre “La vida real de Julio”:

“Estoy reflexionando sobre Julio, que con 11 años ha tenido que pasar por un calvario de vida que su madre le ha provocado vivir. No entraré en detalles porque tendríamos para escribir un libro y no es esa mi intención.

En Mayo de 2003 Julio viene al mundo  en el Hospital de La Paz, allí están sus padres y la familia paterna. ¿Dónde están los abuelos maternos?

En Agosto de 2003 es su bautizo en La Veguellina de Cepeda, allí están sus padres, la familia paterna  y la bisabuela y 2 tíos maternos. ¿Dónde están los abuelos maternos?

El papá de Julio, Valentín, tiene que desplazase a otras provincias por motivos de trabajo, él y su madre, Erika, se quedan en la Veguellina de Cepeda con la familia paterna. ¿Dónde están los abuelos maternos?

Julio ya tiene 3 años y los abuelos maternos vienen a conocer por fin a su nieto.

En Mayo de 2008, en Mataporquera, Erika deja a Julio en el colegio y no vuelve a recogerlo, se va de casa sin dar ninguna explicación y sin llevarse al pequeño. Valentín denuncia su desaparición y le conceden la custodia del niño, con régimen de visitas para Erika y su familia dos veces al mes, derecho que no ejercen, sólo van 1 vez en 1 año. ¿Dónde están los abuelos maternos?

Ha pasado un año desde que Erika abandona a Julio y a Valentín. El niño y su papi se entienden a la perfección y están muy unidos. En Mayo de 2009 en Mataporquera, Julio ve llegar a Valentín de su trabajo por la ventana, como tarda en subir sale a su encuentro y oye como su madre y otra persona matan a su papi. ¿Dónde están los abuelos maternos? ¿Vinieron a consolarlo y preocuparse por él?

En Junio de 2009, se celebra una vista en Reinosa y se acuerda que la custodia sea para la tía paterna y los abuelos maternos podrán verlo en el centro Aprome, 2 horas un sábado al mes. Aun sabiendo que no podían hacerlo vinieron a verlo al colegio al menos en 2 ocasiones. Comienzan los encuentros, en armonía al menos cuando el hermano mayor, de 14 años, (de una relación anterior de Valentín) le lleva en brazos y está con él en la misma habitación que los abuelos; hasta que estos un día deciden que no quieren al hermano allí. En la próxima visita entra sólo Julio, momento que los abuelos aprovechan para hablarle mal de su papi y sus tíos, esto a Julio le produce tal daño que decide no volver a entrar. 

10374172_10202686310692920_542714296_n

Comienza otra etapa en la que los abuelos aun sabiendo que su nieto estaba en la puerta del piso de Aprome (porque según su letrada le habían visto por la ventana) no salían a verlo, se limitaban a denunciar a la tía por incumplimiento de obligaciones familiares, cuando ella lo llevaba todos los sábados que tenía que ir. Tampoco las trabajadoras del centro hacían nada para que se llevase a cabo la visita. Como consecuencia de estos hechos la tía llegó a tener 65 denuncias y 23 juicios, en todos salió absuelta ya que se comprobó que era Julio quien no quería entrar, aunque ella le insistía en que lo hiciera (esto puede verse en las imágenes que han salido en los medios de comunicación). Esta situación llegó al extremo de que un día la coordinadora del centro les comunica que no vuelvan a llevar al niño, pero que van a hacer todo lo posible para que se lo quiten.

A finales de 2012 hay un juicio en Reinosa en el que la jueza decide escuchar a Julio. Es un juicio que dura más de 6 horas, declaran las partes implicadas, la coordinadora del centro Aprome y las psicólogas del equipo psicosocial de León. Estas profesionales emitieron un informe en el que decían que Julio debía irse con los abuelos maternos, pero no supieron defenderlo ante la jueza, incluso desconocían que Julio tuviese un hermano. Ante tal despropósito la jueza decide que la custodia sea como hasta ahora, para la tía. Esta sentencia es recurrida.

En Enero de 2013 se resuelve otro recurso en el que se atribuye la custodia otra vez a la tía paterna, con régimen de visitas más amplio para los abuelos maternos, a partir de un año podrían llevarse a Julio el 1º fin de semana de cada mes desde las 10:00 del sábado hasta las 20:00 del domingo. Las entregas y recogidas se realizarían en el puesto de la Guardia Civil más cercano al domicilio del menor.

¿Dónde están los abuelos maternos? ¿Por qué no han ejercido este derecho? ¿Por qué no interesa este punto de encuentro?

No contentos con el resultado, los abuelos maternos recurren a la Audiencia Provincial de Cantabria, que basándose en los informes “imparciales” de las psicólogas del equipo psicosocial (emitidos después de tan sólo una corta entrevista con el menor) decide dar la custodia a los abuelos maternos y mantenerlo alejado durante 3 meses de la familia que lo ha cuidado y visto crecer estos 5 últimos años; según el fallo para que el pequeño intente adaptarse a su nueva vida.

Y aquí estamos en este momento, intentando asimilar una sentencia que obliga a un menor a ir con unos abuelos que apenas conoce, nunca le han dado cariño y cuando han podido verlo y acercarse a él no lo han hecho.

No les pediré que juzguen porque para eso están los jueces, pero ¿no les parece lógico con lo que han leído que Julio se niegue como se niega a irse con los abuelos maternos, casi unos desconocidos para él? ¿Qué interés tienen en llevarse al niño y no haberse acercado a él poco a poco cuando tuvieron la oportunidad de hacerlo? ¿Quién va a curar el daño que le produce a Julio la ejecución de esta sentencia? ¿No deberían estar por encima de todo los derechos de los menores? Medítenlo”.

Geli Cabezas – Vecina de Sueros de la Cepeda

Facebook Comments

Comparte

Deja un comentario

shares
  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • Instagran
  • YouTube
PATATA